Contacto: speechless-blog@hotmail.es

27 de junio de 2017

Mi infancia... el bebé no deseado

Hay algo que quiero contar, pero para entenderlo, creo que tendré que empezar desde el principio,

Como ya he contado en muchas ocasiones estos tres años y pico como madre me han mostrado algo de mí que desconocía hasta el momento, mi pasión en la vida, es la infancia feliz.
No llevar a Pirata a la guardería, lo que en un principio era por cuidar de él, se convirtió en algo mucho más profundo, revivir la niñez, dando, porque no admitirlo, lo que a mí me faltó y no me refiero a caprichos... sino, una infancia feliz.

Tal vez porque yo no la tuve, porque me sentí muy sola, un estorbo para  mis padres y no tuve mi lugar en la familia. Me querían, me criaron, y estoy agradecida, pero hubiera preferido generar algo de alegría o interés.

Mi historia

Mis padres tenían 2 hijos guapísimos, la parejita, el primogénito despierto y encantador y la adorable princesita. Pero entonces llegó la tercera hija, mi madre no estaba lista y cayó en una especie de depresión, agotada de criar 2 hijos gastó su energía en ellos, un descuido que lamentó, un error.
Pero ahí llegó mi hermana, muy delgada, llorona y que le hizo vivir siempre estresada porque no comía y enfermaba mucho.
7 años después de su tercera hija, ya con casi 40 años, con descontroles hormonales, nunca sospechó lo que se le venía encima. Aún no había terminado de aceptar tener que volver a criar una tercera hija, cuando tuvo un retraso y se puso en lo peor. No puede ser... ¿menopausia ya?
Bien, una vez en consulta preguntó asustada si era la menopausia, si se hacía vieja...
A lo que el médico contestó:
- déjese de menopausia y vaya buscando un nombre bonito, porque lo que le viene es un bebé.

Mi madre entró en shock y pasó meses llorando desconsolada, a menudo pensaba en ir a abortar, luego lloraba porque se sentía culpable, el embarazo avanzaba y volvía a llorar arrepentida por no haber abortado y de nuevo la culpa y el pensamiento de que Dios la iba a castigar, pero no quería más hijos...

Y nací yo.

(Continuará)

29 de mayo de 2017

Operación: PATO

Estamos inmersos en la operación adiós pañal. Conocida en mi casa como Operación Pato (OP).

Pato es el orinal de Pirata.
37€, pero estoy muy contenta con él. Es un 3 en 1: orinal, taburete y adaptador w.c, así que llevamos un año dándole uso de taburete para lavarse los dientes.

Cuando hace algo, suena una musiquita que invita a celebrar el éxito miccional o fecal. A Pirata le encanta.

Contras:
- que se acostumbre sólo al pato y a ver cuando salgamos de casa cómo nos apañamos.
- me da asquete limpiar los mojoncetes y del pañal no me daba.


Me he emocionado y he preparado con mucha ilusión un buen arsenal de cosas para la OP (innecesarias, pero me dio la real gana). Más que para motivar al niño, para motivarnos también su padre y yo.

¿Quieres verlas?

- Calzoncillos básicos, boxer divertidos y slips de Mickey Mouse. ( 15u por 20€ aprox.)



- Pegatinas de premio y libros para hacer el proceso divertido y disfrutarlo. (3€ las pegatinas y 20€ y poco los dos libros). Esto sirve para mucho más que la OP.



Ambos libros le chiflan, ríe a carcajadas y nos contagia cuando destapa pañales de animalitos o escucha la canción de la caca. Si vuestros niños son muy de libros interactivos, os los recomiendo.





- Adaptador portatil plegable para inodoro, se queda firme en nuestro inodoro, no ocupa casi sitio, trae una bolsita higiénica, creo que para las primeras semanas vendrá genial para las múltiples salidas que tenemos programadas.

¿Cómo iniciamos la OP?
La idea era esperar al 9 de junio, calorcito, fin de semana y después de una comunión.
Una mañana me puse a explicarle que dejaría de usar pañal en breve porque era mayor y ya podía ir al baño como nosotros, que usaríamos el pato, calzoncillos molones y pegatinas de campeón.
Acto seguido ya no quiso más pañal, ni esperar al día D, Pirata estaba deseando empezar ¡anonadada me quedé! él estaba listo, más que yo. Aproveché su iniciativa.


Hicimos una tabla de control de esfínteres, un gran cartón para pegarla, acuarelas, folios, colores y... ¡a poner pegatinas!. La tabla ha sido un éxito rotundo, la carita de ilusión por cada triunfo es indescriptible, le noto feliz y orgulloso de sí mismo. Nos divierte mucho. Conozco muy bien a mi hijo y yo sabía que le iba a encantar, nos ha molado mucho la OP y nos va a quedar un recuerdo maravilloso de esta etapa tan feliz y exigente.
Pone los muñecos a hacer pis, les limpia el culito les pone pegatinas, les "lee" los cuentos, me imita con tanta dulzura que yo no se como no me lo como un día a bocaitos. Lo hace de un modo tan tierno ¿así me ve a mí?.

Tuvo un primer escape y conmigo ninguno más, el día que lo dejé al cargo de su padre, tuvo 3 pequeñitos, pero culpa del padre de la criatura... ¡PapáPirata, a ver si espabilas!

Avisa cuando tiene ganas y muchas veces va solo sin decir nada. Aún le falta destreza para bajar y subirse la ropa y alguna vez ha salpicado fuera, pero aprendió desde el minuto 1.
La ventajas de esperar al momento oportuno para retirar el pañal son múltiples y para mi hijo el momento ideal ha sido éste.
Yo no lo pongo, va cuando quiere, a veces sí es cierto que cree que tiene ganas, va y luego no hace nada, sobre todo para la caca, pero por lo demás perfecto, ha empezado a aguantarse el pis o a ir con más antelación. ¡Hace muchos pis! y de 1 a 3 cacotas al día. Me paso el día haciendo el baile del pis y la caca XD.

Ha sido un poco lata estar tan encima de él, ya que yo estoy acostumbrada a que juegue a su bola en su cuarto, pero ha sido fácil y rápido por ahora.

Para la caca a veces prefiere el inodoro con adaptador, yo también lo prefiero.
A veces de madrugada si se desvela se cabrea porque le entran ganas pero no quiere despertarse, al final pide ir al orinal, con tremendo disgusto, por ahora no tengo interés en que pida pis por la noche, prefiero dormir, jajaja, pero bueno, si empieza a pedirlo le llevaremos.


Si vuestra retirada del pañal fue tardía, ¿os calentaron mucho la cabeza? a mí bastante, pero he desarrollado el maravilloso arte de pasar de todo y a preguntas de ¿no consigues quitarle el pañal? yo he contestado tan pancha: "ni lo he intentado aún, me voy a esperar a verano".


Tal vez podría haberlo intentado antes, pero mira, no me apetecía nada y como los pañales los pagaba yo, en fin OPINÓLOGOS, que no aconsejan, juzgan.

¿Qué tal vuestra OP? ¿Fácil? ¿complicada? ¿fue en el momento oportuno? ¿alguien más se volvió loca preparando arsenal de cositas o lo hicísteis sin nada? ¿consejos? Cuéntame tu experiencia y si aún no llegó el momento, cuéntame cómo lo tienes planeado.

Nos queda la prueba de fuego que es hacer pis y caca fuera de casa.


18 de mayo de 2017

Tres años de crianza en casa

Tres años muy intensos, agotadores y maravillosos. No me preguntéis qué tipo de crianza llevo, porque no sigo ninguna, tal vez sea más afín a la crianza con apego, mezclada con tradicional y un sin fin de variables, maternidad instintiva diría yo. Hago las cosas como más cómoda me siento.

Pirata no ha ido a escuela infantil, decidimos que no nos hacía falta  y fue la mejor decisión.  ¿Qué me impedía hacerlo? NADA.
Pero que nadie se engañe, no es tarea fácil y he llegado a colapsar muchas veces y es que Pirata tiene mucha más energía que su padre, su madre y toda su casta junta, jajaja.

Pasa despierto 12horas y otras 12horas dormido, sin siestas.

Me divierto mucho jugando, pero a veces tengo que hacer otras cosas y es un poco frustrante tardar horas en tareas de 20 minutos. Cuidar de un niño para mí es maravilloso, pero pretender hacer otras cosas a la vez....estresa y CANSA MUCHO. Se que no debería de quejarme, sin embargo suelo hacerlo, porque es gratis, ¡Madre del amor hermoso, QUÉ CANSADA ESTOY Y QUÉ DOLOR DE ESPALDA!.  Decisión personal: admitir que hay cosas que no puedo hacer, se acabó la lucha.

Todas mis amigas son mamis. A veces mi casa parece un campo de batalla y me digo, nunca más, pero a los pocos días ya tengo mono de ver jaleo y parece que se me olvida la paliza de limpiar que me di la última vez y empiezo a invitar niños, pero disfruto tanto que merece la pena. Como ir a bailar con tacones, acaba jodida  destrozada, pero divina y feliz. Mis prioridades han variado desde entonces...

Me tiro por todos los toboganes donde me entra el culo, juego al escondite, al pilla pilla, lagarto súbete en alto, empiezo a jugar con mi niño y acabo rodeada de criaturillas, no se qué pensarán el resto de padres, debo de parecerles una loca o una animadora infantil, de hecho, también trabajé varios años de eso, de animadora, no de loca, ¿eh? XD.
Me aburre infinitamente llevar al niño al parque y quedarme sentada, aunque hay veces que prefiere jugar sólo con niños y me retiro dignamente a la zona de madres/padres culos-aplastados-en-bancos.

No hay nada que me guste más que estar con niños, sus risas, su inocencia, sus ocurrencias y superar los retos a los que me enfrentan, me hacen subir de nivel,no me dejan acomodarme, me hacen crecer y superarme. Me encantan los retos, los puzzles y los rompecabezas. El olor a plastilina, los juguetes, las manualidades, los castillos de arena...
Dicen que siempre hay tiempo de tener una infancia feliz y siento que yo la estoy reviviendo al fin, no a través de mi hijo, sino con él y muchos más niños. Soy una adulta de 36 años que aún le quedaban ganas de jugar.

No sólo soy madre de Pirata, sino que a veces es como si fuera mi mejor trabajo, el que mejor se me da, donde sus avances son cómo ascensos para mí, inventar manualidades cutres, disfrutar enseñándole todo lo que sabe ante su atenta mirada, ¡cómo me mira!, qué gratificante debe de ser para los profesores, me he dado cuenta que he nacido para esto, debería de haber estudiado y dedicarme hasta la jubilación al cuidado y enseñanza de niños de forma profesional.
Estos años han ejercido mucha influencia en mí y mi pareja, hasta tal punto de tomar decisiones que os sorprenderán y pronto os contaré.
Ser mamá me hace muy feliz, pero para mí es todavía mucho más que eso.
Es complicado de entender para muchas personas. Lo ven como un sacrificio, no entienden que lo haga por gusto, porque a ellos no les gusta, creen que lo hago por el niño, por ser mejor mamá, pero no, lo hago sobre todo por mí, porque es lo que me gusta y lo que deseo hacer. Sí que creo que sentirme tan completa como persona puede ser beneficioso para mi hijo. Pero completa te puedes sentir haciendo mil cosas que te gusten y no tengan nada que ver con niños. En mi caso son los niños.
La vida me ha dado esta oportunidad en bandeja y pienso aprovecharla, lo entiendan los demás o no. Todas las dedicaciones  suponen esfuerzo y renuncias, mientras estás en tu jornada laboral no puedes hacer otras cosas que también te gustan, pero cuando lo que haces es tu pasión... todo cambia, no lo ves sacrificado, de hecho el sacrificio para mí sería perderme esta etapa.

Veo tanto de mí en Pirata, cosas mías que al verlas en él me fascinan, me hace sentir muy bien conmigo misma. Mi hijo me ha mejorado, me sube la autoestima, me hace feliz y mejor persona, me inspira a querer mejorar.

Somos tan afines,  tal vez sea una fuerte influencia maternal, pero tenemos gustos tan parecidos y lo admito, me encanta, menos cuando usa la lógica aplastante con la que yo le pongo límites, a veces se vuelve en mi contra y debate como un adulto, aunque acepta mi autoridad siempre y cuando logre hacerle ver que es coherente, él no aceptará "haz esto porque lo digo yo".  Por el momento prefiero que debata en vez de tener pataletas, que las tiene, pero como 3 al mes o menos y muy breves, no es un niño nada llorón, de hecho suele manejar bien la frustración, mejor que yo, que tengo que esforzarme en dar buen ejemplo para demostrar que me mantengo en calma cuando algo no es como yo quiero, a menudo me salgo de la habitación para que no me vea pasada de rosca. Aunque no le oculto sentimientos como enfado, tristeza, alegría, etc, total, esas emociones existen y mejor que aprenda a identificarlas poco a poco desde el principio.
Tiene el don de saber escuchar, ojalá no lo pierda porque me facilita mucho las cosas, que soy una madre de jugar y tal, pero también me gusta la disciplina.

Foto de internet
En el tema música también somos muy afines, en el coche llevo pop, rock, heavy metal, baladas, folklórica, soul, música clásica, etc, un tutti frutti, vaya. A veces me apetece sólo oír música clásica, pero dejo la música en modo aleatorio, quiero que Pirata tenga donde elegir, él me empieza a decir, esa canción no, así hasta que sale Chopin, Mozart, Debussy, Albinoni o similar y me dice, ¡esa sí!. Y yo alucino, es una conexión muy bonita.
 Tiene especial predilección por Claro de Luna y El lago de los cisnes. Aunque para mi deleite, le encanta el heavy metal y ¡lo canta!, su padre y yo nos derretimos sin remedio, admitimos que no es que sea un prodigio cantando, jajaja, pero mola igualmente.





Le gusta mucho la naturaleza, los animales, el mar, la limpieza (no tanto el orden), los libros, puzzles y juegos de construcciones. Son cosas que me encantan a mí y ojo, que yo pongo todo tipo de cosas a su alcance, pero al final él se decanta casi siempre por las cosas que yo hubiera elegido.
No tira papeles al suelo porque le expliqué que lo limpio siempre gusta más, que lo sucio estropea todo, sí quiero inculcarme el cuidado por el medio ambiente, lo malo es que a veces va por el parque recogiendo papelitos para tirarlos a la papelera, seguiré trabajando en ello para llegar a un término medio.

Gracias a Pirata tengo unas metas muy claras y he descubierto que hacer algo que te llena mas que nada en el mundo, mientras te lo puedas permitir, es igual de gratificante que un empleo remunerado, mi sueldo es la satisfacción personal que siento.
Cuando hago algún que otro trabajillo desde casa, lo admito, lo hago sólo por dinero y por cambiar un poco la dinámica.





12 de abril de 2017

Alérgica de nacimiento a la resignación

Como podréis deducir por el título, no, no me he rendido, tan sólo pensarlo me provoca urticaria.
Estoy en un cruce de caminos, donde enfrentarme a otro aborto me puede dejar tarumba del todo y abandonar ahora la lucha me supone pasar por el aro, así, sin rechistar, ¿cuándo he estado yo sin rechistar? pues eso, ce n'est pas possible.

Perder un bebé (tras otro) duele, pero tal vez esta vez hubo cosas que dolieron más, o como mínimo aumentaron el dolor. He tenido que irme a un rincón a lamerme las heridas, cabreada como una mona por sentirme frágil y aquí estoy otra vez, FUERTE, GUERRERA Y TESTARUDA como yo sola.

Tras ver que se me cerraban puertas y no sabía por donde tirar, me fui a una clínica privada de fertilidad (a partir de ahora la llamaré Clínica A), con dinero en esos sitios en vez de un camino te abren una autopista.
He de decir que el doctor me sorprendió, me escuchó con atención, tomó notas, me preguntó hasta el infinito y más allá. Le noté especial debilidad por mi malformación uterina (debe estar harto de ver siempre el típico útero triangular, sin tabiques ni nada jajaja).
Me mandó montones de pruebas, tantas que me preguntó si tenía compañía de seguros, me recomendó una colega suya de mi cuadro médico a ver si podía obtener alguna prueba por ahí, lo que me pueda ahorrar, bueno es. No es normal que hagan esto, así que quedo infinitamente agradecida.

Decir que a la comercial de la clínica no se mostró muy conforme con aquel favor que me hacía el doctor, ella era más feliz con su calculadora sumando cifras con un resultado de 1.190€ a lo que hay que sumar una RM con contraste. Cuanto más sumaba parecían brillarle más los ojos, o a lo mejor era yo a la que se le nublaba la vista con cada signo +. Si alguien tiene interés en saber precios de cada prueba que me pregunte y os hago un post detallado.

Las pruebas para mí:

- Serología completa
- TSH y anticuerpos anti TPO
- Hormona antimulleriana
- Cariotipo en sangre periférica
- Vitamina D en sangre
- Estudio de coagulación especial
- RM útero con contraste
- Ecografía vaginal

Por fin tuve cita con la gine recomendada por el doctor de la clínica A y aunque se echó las manos a la cabeza y me dijo, "vaya, que te envían para que te mande todo esto, ¿no?".
Finalmente accedió pero me dijo que no creía que cuele tanta petición de golpe con mi seguro, porque apesta a reproducción asistida, pero que luche a ver qué consigo.
Por otro lado hoy tuve cita con el hematólogo de la S.Social, esta vez no le he contado cronológicamente mis pérdidas, he dicho sin mas que llevo 4 abortos, porque si uno es ectópico o no son correlativos, dudo que me hagan pruebas de nada. He conseguido, porque hay que saber muy bien lo que decir y cómo para convencerles, que me mande un estudio de trombofilia y otro genético.

Luego me ha tocado suplicar en recepción un favor, porque las citas para analíticas iban por Junio y los resultados probablemente me los darían después de verano.
He hablado con un hilito de voz y he dicho ¿no se puede hacer nada para que sea antes? es que están esperando resultados para someterme a un tratamiento de fertilidad y sin hasta que no descarten ciertos problemas no puedo hacer nada porque tengo aborto tras aborto. La señora que estaba hasta arriba de curro y con compañera novata al lado, se ha apiadado de mí y se lo ha currado, ha ido a consulta a pedir el favor porque desde el ordenador era imposible y me han hecho un hueco a finales de Abril con cita para resultados a primero de Junio, me consta que le ha costado lograrlo y encima tenía una cola de gente que daba miedo. Últimamente me cruzo con gente muy amable.

La cita de los resultados no puede ser más oportuna, tengo cita con la gine 2 días después. Cogí cita antes de saber si me daría tiempo a hacerme todas las pruebas, porque resulta que esa gine es muy famosa y la lista de espera es larguísima.

Creo que la siguiente prueba que intentaré conseguir será la resonancia.







19 de marzo de 2017

TRES años de teta: DESTETE

Hace más o menos un año escribía sobre el destete progresivo (aquí).
Os contaba que apostaba por un destete progresivo y tras una etapa de "living la teta loca" logramos un amamantamiento normal para mí (de 5-2 tomas diarias).

La técnica del No Ofrecer, No Negar dio maravillosos resultados, sumada a la técnica de distraer y el factor padre.
Al ver que no se la negaba Pirata volvió a relajarse y a sentirse seguro de que si la necesitaba ahí la tenía disponible.
Distraerle en casa a cierta edad no funcionaba mucho, así que opté por parques y ludotecas y durante un breve tiempo hasta gocé de la ayuda de un ángel/niñera mágica.
Con esto perdí dos cosas importantes, la toma larga de después de comer y la siesta. Mi teoría de que mi leche es opiácea para mi hijo es absolutamente cierta. Sin teta no hay siesta.

Con el factor padre y el traslado del niño a su habitación se acabaron las tomas nocturnas, resulta que el mozalbete se desvelaba con los ronquidos (atronadores, ¿los oís? no es una tormenta, ¡es mi marido!) de su padre y claro, a mi hijo le gusta dormirse rápido y no sabe hacerlo solo, así que... "tetita pofavó".

Desde hace meses hace una toma al día, como mucho dos y a veces, si se dormía en el coche, pasaba un par de días sin toma. Así empezó la despedida.
Al principio me dolían y acababa metiéndome en la cama de Pirata para que tomara un chupito y liberara presión tetil. Pero en breve eso dejó de suceder, no me dolían. La producción iba disminuyendo progresivamente.
Cómo sabía que el fin estaba cerca empecé a disfrutar con los 5 sentidos cada toma por si era la última, fueron muchas tomas así, maravillosas, tranquilas, de mirarnos a los ojos, verle dormirse a mi pecho, de oler su pelo que siempre huele tan bien, de escuchar en silencio y sentir nuestros corazones latiendo tan cerquita, ese sabor dulce en los labios de cuando te sientes plena y feliz.
El sentimiento de que tanto sacrificio, dolor, escozor, etc, tenía una grata recompensa al final del camino que bien valía todo esfuerzo.
No di el pecho por su salud, ni por recomendaciones, ni por sentirme más mujer, lo hice porque me dio la real gana, aunque a veces quise dejarlo y dudé de mí, pero seguí porque le hacía bien a él y quise, era lo que me hacía sentir bien también a mí. Lo demás no importa, me sentiría igual de madre y feliz si hubiera dado biberón, de hecho dí muchos al principio con una lactancia mixta de mucho éxito. Resulta que lo más bonito de dar el pecho también lo tiene dar el biberón y es la libertad de poder elegir con seguridad lo que te hace sentir mejor.
La lactancia me dio el poder de elegir y es justo lo que hice, dicho poéticamente, la teta me hizo libre.
Ha sido el destete de mis sueños, un poco guiado por mí, pero sin malestar ni por mi parte ni por parte de Pirata. Más progresivo imposible. Tal vez me regale una última toma, o no, pero por ahora, han sido casi 3 años de lactancia que empezó mal y acabó fenomenal. Un regalo maravilloso justo cuando mas lo necesitaba, gracias Pirata, ¡cuánto te quiero!.
"Mami no queda leche casi, adiós tetita" me dio besito, me bajó la blusa y me regaló una de sus preciosas sonrisas, así fue el final de la última toma de 10 minutos, jamás la olvidaré.

8 de marzo de 2017

Legrado, tratamiento abortivo y conducta expectante

Ayer empezó el principio del fin. A pesar de haber vivido 4 abortos, cada uno ha sido de una forma.
- El primero al ser bioquímico ni me enteré, fue una regla molesta, cero expectativas respecto a un bebé, puesto que no dio tiempo.

- El segundo inició con una fuerte hemorragia de estas que asustan, pero sin dolor, a las 7 semanas con un embrión fuerte y con latido que aguantó hasta la semana 9. Como finalizó en legrado casi no tuve molestias físicas, pero sí un gran vacío.

- El tercero fue el ectópico, tratado con metotrextato, doloroso sólo al final pero eterno, con un expulsivo casi sin hemorragia ni dolor.

Éste ha sido con dolor y sangrado abundante tipo regla, aunque sin hemorragias a chorro.
Anoche empecé a notar pequeñas contracciones en la zona más baja de la pelvis, fueron en aumento, tomé analgésicos, pero seguía doliendo, tomé más analgésicos, me descompuse y tuve terribles cólicos durante media hora, me puse sudando, finalmente pasó este episodio y seguí con los dolores fuertecillos de regla y dolor de espalda. Pude dormir unas dos horas.

Esta mañana en la cita he podido ver al embrión, no entiendo cómo ha crecido tanto en una semana si la semana pasada ni se veía, he visto el fino cordón umbilical y una vesícula vitelina ya deformada.
Se podían apreciar desprendimientos de endometrio y el mismo saco embrionario ya estaba muy abajo, a las puertas.
Me han dicho que me tenían que ingresar para realizarme un legrado, la primera vez que me sugirieron esto hace casi 4 años accedí y punto, pero ya estoy mas informada (y curtida)  y he dicho que prefiero barajar otras alternativas, entonces me ha dicho de ingresarme y darme tratamiento abortivo o si prefería, tomar dicho tratamiento en casa, 4 pastillitas via vaginal y revisión ecográfica en 4 días, suele ser doloroso pero rápido y eficaz.

La conducta expectante y me ha dicho que puede ser muy doloroso a nivel físico y emocional y desagradable al poder prolongarse en el tiempo más de lo deseado y agotador por no saber en qué momento se va a producir, al final me he decantado por tratamiento pero en casa, ahora mismo no puedo permitirme estar ingresada, ya os contaré el desagradable motivo.

El legrado suele ser efectivo y rápido con recuperación breve, no ves nada, se lo recomendaría a las primerizas, te limpian a conciencia, pero inevitablemente es un raspado o curetaje y pueden quedar adherencias, cicatrices y demás, de cara a un futuro embarazo, cuantos más legrados te realicen, más riesgos hay de que las paredes uterinas tengan zonas donde no sería viable que se implantase un embrión.
Como en esta ocasión el aborto parecía haber iniciado sólo, he preferido evitar el legrado y dejar esa opción sólo cuando no quede más remedio. Ya no me asusta ver un embrioncito, a todo se hace una.

Nada más salir del hospital he ido a cumplir con obligaciones la mar de inoportunas donde he vivido el aborto de una manera muy desagradable, en una notaría, rodeada de extraños, con fuertes dolores y abundante sangrado, intentando disimular el dolor y demás, sin opción de poder tomar nada para los dolores,  si un aborto puede ser chungo, vivirlo así es infinitamente peor. He llegado a casa con una mezcla de pena y de rabia por no haberlo podido vivir en casa, tranquila y con analgésicos.
Ya no estoy embarazada.

Han finalizado las contracciones y el pequeñín ha salido con su bolsita rota, ahora descanso en casa con simples dolores fuertes de regla, cambiándome cada vez que lo preciso y mi diminuto embrioncito es ahora parte de la flor mas bonita de mi jardín.

Gracias por acompañarme.

2 de marzo de 2017

Otra semana mas

Ayer tuve la cita de revisión, yo pensaba que por fin iba a acabar esta situación, pero no, me volverán a ver en una semana más.
Se me cayó el mundo a los pies.
La ginecóloga que me atendió pensaba que sencillamente estaba de un par de semanas menos porque soy irregular.
Mi eco se podría considerar del todo normal, si estuviera de 5 semanas, pero según FUR estaría de 7+5 y según ovulación de 7+2.
El saco gestacional ha crecido de casi 10mm a 14mm en una semana, se sigue apreciando lo que parece ser una vesícula vitelina y si hay vesícula hay embrión, otra cosa es que sea muy pequeñito y no se desarrolle, pero por algún motivo mi cuerpo no se ha percatado de ello y el saco sigue creciendo con 2 semanas de retraso.
Permanecí todo el rato en silencio y sumisa (yo en silencio, increíble).Hasta que la ginecóloga me imprimió el informe con mi siguiente cita, fue entonces cuando le dije que no estoy de 5 semanas, porque hace un mes que me salió positivo el test y una cosa es que sea ultrasensible y detecte el embarazo en estadios tempranos, pero de ahí a que el test lo adivine 1 semana antes de ovular..., porque para que esa eco estuviera bien mi ovulación debería haber ocurrido entre el 6-8 de Febrero.

Se quedó pasmada y me dijo, "bueno, de todas formas vamos a verte la semana que viene y ya te prometo que decidimos algo". Fue muy dulce en su trato, con total respeto, (no como el día de urgencias con cierta auxiliar...).
Es la misma ginecóloga que me mandó pruebas tras el ectópico que nunca pude hacerme porque una compañera suya dijo que no eran protocolarias.
Me toca otra eterna semana de aislamiento, de no saber si se va a presentar hemorragia, de miedo a salir a la calle sola con el niño, puede pasar en cualquier momento o puede no suceder, de nuevo mi amiga incertidumbre me tiene los nervios a flor de piel, necesito volver a mi vida normal, pasar página.
De noche me cuesta mucho conciliar el sueño, me dan las 3 de la madrugada, cuando me duermo tengo pesadillas, no consigo descansar, me despierto con un peso en el pecho, aunque no recuerde la pesadilla al abrir los ojos, se me queda el desasosiego, de día estoy sin energía, el encierro en casa me tiene muy triste y apagada, no tengo ganas de cocinar, limpiar, de nada. Lo único que me alivia es cuando libra papá Pirata y salimos al campo o al mar, me relajo porque sé que si se produce el aborto de golpe es meterme en el coche y aparecer en casa, entonces desconecto. Me siento terriblemente sola, necesito contacto humano además de el de mi niño.
Me ha sentado fatal esta prórroga, sólo deseo cerrar los ojos y no abrirlos hasta que esto haya terminado y poder disfrutar de mi Pirata sin miedo a pisar la calle, volver a la piscina, los parques, ver gente, relacionarme, hablar de algo distinto, recuperar mi vida...
Paciencia, solo paciencia y desear que pasen rápido las horas eternas, donde ni yo me aguanto de lo irritable que estoy.
No es tan grave como lo veo ahora mismo, se que este malestar tiene fecha de caducidad, una vez pase os aseguro que esto no es tan duro, es que os lo estoy contando en directo, en caliente, como se suele decir y con la sensibilidad a flor de piel.
Gracias a todas por vuestra compañía, mensajes y cariño.

24 de febrero de 2017

Gestación no evolutiva

Hace un par de noches empezó a dolerme el lado izquierdo, pinchazos leves y al final fuertes, podría haber aguantado el dolor perfectamente, pero me fui al hospital a que me confirmaran de una vez lo que se desde el principio. Esto no va bien.

La esperanza está bien ante la duda, pero esto es sumar 1+1 y el resultado siempre será 2, la esperanza sobraba y me estaba haciendo daño.

Gestación no evolutiva: Beta muy por debajo de lo normal, saco gestacional muy pequeño, test que tardan mucho en marcarse, mis únicos dos síntomas desaparecieron a la vez hace más de una semana, tanto el sueño como esa sensación de vacío (o hambre) que me entraba a media noche y me hacía levantarme a comer algo, lo mismo me pasó en mi segundo aborto.
Pero sobre todo me lo dice el corazón.

En el hospital vieron un saco gestacional de casi 1cm con una diminuta vesícula vitelina, correspondiente a 4-5 semanas de gestación. El embrión es tan pequeñito que ni se ve botón embrionario. 
Me explicaron dos circunstancias:  que se haya parado o que vaya a hacerlo en breve. Los embriones de crecimiento exageradamente lento (2 semanas de retraso) suelen desarrollarse con múltiples defectos que les hacen no viables, rara vez un embrión así supera las 12 semanas de gestación y su tamaño no suele ser mayor que el de un embrión de 8 semanas. A veces llegan a tener latido, otras no les da tiempo. 
Así que si el saco gestacional ha dejado de crecer fantástico, porque será más sencillo, si sigue creciendo sin desarrollo de embrión, habría que hacer un legrado. A estas alturas queda absolutamente descartado un embarazo evolutivo.

Hay casos en los que se ovula más tarde o la implantación es muy tardía, pero el test de embarazo no detecta hormona hasta 2 días después de la implantación, así que según mis test la implantación fue entre el 6º y 7º día post-ovulación.
También hay embriones que al inicio son más lentos y luego prosperan, pero nunca con una beta tan bajísima y un retraso tan importante.

El día 1 me hacen otra eco donde decidirán si me hacen legrado, me dan pastillas o permanezco en conducta expectante durante unas semanas (que significa esperar que la naturaleza le expulse a su tiempo).

Lo más natural es lo mejor, pero sinceramente estoy deseando acabar con esto, ya está, llegaré a otra fecha de parto rota y vacía. Así que cuanto antes termine, antes lo superaré y podré volver a intentarlo.

He descubierto que mi mayor miedo no era a perderle, sino a creer que no le perdería, y he tenido momentos en los que he pesando que se iba a quedar, ahora esos momentos los estoy pagando caros.
A mí la esperanza me hace pedazos, prefiero aceptarlo desde el primer momento, eso me hace tener control y sentirme fuerte, la incertidumbre ha sido devastadora. 

Aunque se que no habrá bebé soy tan tonta que sigo tomándome la progesterona cada noche porque me da pena, racionalmente lo he aceptado, emocionalmente parece que voy regular.

Me alegra haberlo averiguado ya. Qué horrible hubiera sido esperar al día 20 de Marzo, en serio. Ahora para esa fecha ya estaré mucho más animada y no empezando el duelo justo un día antes del cumple de mi hijo.
Sigo enfadada y de muy mala leche, encima con el pecho y la barriga inflamada de tal modo que tengo que usar pantalones de chándal o de los premamá y casi no salgo a la calle por no escuchar las enhorabuenas por mi estado, si, encima parece que estoy de 6 meses y yo a esos gestos de cariño me gusta reaccionar con cariño no con cara de cactus.
Se me ha juntado una fecha de no parto con otro aborto y la muerte de un compañero...

QUERIDA VIDA:  CUANDO TE PREGUNTÉ SI ME PODÍA PASAR ALGO MÁS, ERA PREGUNTA RETÓRICA, ¡NO UN RETO!






17 de febrero de 2017

Descartar embarazo ectópico

Si me habéis leído estos últimos días, seréis conscientes del estado de pánico en el que estaba inmersa, el miedo a otro embarazo ectópico me había paralizado .

Nunca imaginé que me iba a bloquear de tal modo, intentaba por todos los medios distraerme, pero eso es lo malo de un ectópico, no te puedes distraer, porque si no estás ojo avizor lo mismo te estalla la trompa y te quedas en el sitio. Así que permanecía en constante estado de alerta y eso es agotador, era un lucha entre intentar no pensar y no descuidarme un momento. Además de la pena de perder de nuevo a mi bebé.
Por primera vez en mi vida me vi incapaz de salir del bucle, me sentía fatal y no tenía capacidad de lograr estar mejor ¿pero por qué? Ha sido horrible esa sensación de pérdida de control.

¿Qué me hizo pensar que podía ser ectópico? principalmente el miedo, la incertidumbre, los test poco marcados, los recuerdos, la experiencia...

¿Que era lo más doloroso? la esperanza que la otra vez me destrozó, por eso esta vez no quería esperanza, porque luego me duele mas.

¿Cómo descartar ectópico? 

- Con varios análisis de sangre donde se verá si la beta aumenta correctamente.
- Con una eco entre la semana 5-6 para ver donde se ha implantado el embrión.


Tras muchos test, más de lo que quiero confesar, y sus infinitos matices pasando por el gris, rosa y burdeos, decidí que además de acojonada  asustada, estaba volviéndome un poco loca y fuera de control. Así que hice caso a los consejos y me fui por privado a hacerme una beta.

Pedí cita con mi gine para pedirle las autorizaciones de las analíticas, pero se negó y me dijo que fuera a su consulta para hacerme una eco.

Bien, ayer tuve una eco y hoy los resultados de la Beta, tengo noticias muy buenas y otras regulares.
Por este mismo orden os las cuento.


ECO

¡NO ES ECTÓPICO! no voy a perder mi única trompa, ni ser hospitalizada, operada ni nada, no tendré que iniciar tratamientos in vitro y todo lo que implica, me he librado. Y pude respirar y salí al fin de mi enajenación mental. Ahora puedo descansar, evadirme, dejar que suceda lo que tiene que suceder sin miedo, he vuelto en mí.

La noticia regular es que es pequeño, como de 4 a 5 semanas, cuando en realidad, según ovulación estoy de casi 6. La eco duró 20 segundos y sólo se vio un puntito diminuto correspondiente al saco gestacional sin nada dentro.
Hay que esperar, puede ser de evolución muy lenta y luego prosperar o puede que esté indicando que se va a parar, averiguarlo sólo es cuestión de tiempo, mucho tiempo, ¡¡¡4 SEMANAS!!! No me ha querido dar cita antes. Así que... el 20 de Marzo lo sabré yo y vosotras. Bienvenida Señora Duda.

LA BETA: 1446,40 UI/L

Nadie me la ha autorizado asi que me ha costado 20€ que no me sacan de mi incertidumbre. Es una beta muy baja que corresponde a 4-5 semanas y no a casi 6.
Os adjunto una tabla. Hay muchas tablas que varían un montón, pero yo he cogido ésta donde mis valores, aunque bajos, entran en la normalidad, hay otras tablas muy agoreras, que les den por ahí.

Qué chicas, ¿os animáis a esperar conmigo? como os tenga cruzando dedos hasta entonces os va a dar un mal, así que con buenos deseos me conformo, gracias por acompañarme.



11 de febrero de 2017

Hay esperanza?

Como una imagen vale mas que mil palabras...

Lo confieso, soy adicta a los test, porque me ayudan a combatir el miedo, no el de la pérdida, sino el de la esperanza que se trunca, a la incertidumbre que no permite ni empezar a superar lolos malo ni disfrutar lo bueno.
Hace un par de días hubo un aumento considerable en el dichoso test y aunque cauta empecé a sentir gran dicha, pero como no me podía creer tal milagro quise confirmarlo y me topé con 2 test tenues dos días seguidos... ya no me quedaban test en casa...
Fui al médico que pasó de mandarme beta, me inició el protocolo de embarazo y punto, al día siguiente ya tenía cita con la matrona que tras escuchar mi historial y echarse las manos a la cabeza (estuvo un rato anotando abortos...), ella decidió que como en la histerosalpingografía mi trompa era permeable que había que ser positivos y punto. Así que me dio mas citas y mi cartilla de embarazada.
Las fechas de las citas hacen gran ilusión, a no ser que todo vaya mal, entonces se convierten en puñales envenenados, dejando un calendario lleno de «ya no será».
Hoy registrando bien en el baño me encontré otro test y .... ya veis, mi adicción pudo más que yo y...  ¡Viking@ parece que prospera!, no se si va bien o no, como una embarazada normal.
Hay esperanza.
¡ESTOY EMBARAZADA!.



7 de febrero de 2017

¿Ectópico, no evolutivo o implantación muy tardía?

Hola chicas, paso a actualizar.
Tras 6 días de test tenues, subiendo de tono de una forma desesperadamente lenta, incluso llegando a disminuir intensidad de un día a otro...
Ayer por la tarde se marcó un poco más y hoy con mucho miedo me lo repetí...


Aunque en la foto no se puede apreciar en los primeros, desde el día 9-10 post-ovulación ya se veía una leve sombra. Mi fase lútea suele durar 11-12 días, así que en realidad mi día real de la falta hubiera sido el día FL 13 (04/02).
No penséis que cada mes me hago test de embarazo y ni mucho menos tan pronto, sencillamente lo sabía, lo intuía y cada vez que he tenido esa corazonada ha sido positivo.

He tenido en cuenta el periodo natural, por eso cuento una fase lútea perfecta de 14 días, para que la lectura del test sea más fiable.

¿Por qué creo que es ectópico? Porque cuando quedé embarazada de Pirata como de garbancita el día de la falta se marcaba muchísimo más y al día siguiente fue en aumento, la línea era morada, más oscura que la de control en ambas ocasiones.
En el bioquímico no pasó de pálido y en el ectópico fue aumentando muy lentamente el tono sin llegar a ser nunca un positivo igual de marcado que la de control. Casi como ahora.

El progreso lento y que hasta 3 días de la falta no se terminara de marcar me hace dudar, claro que un palito no es un método muy científico, lo se, pero por desgracia ya acumulo una experiencia en test y abortos.
En el primer aborto una busca algo de información, en el segundo estudias intentando buscar una explicación, porque siempre es por algo, lo que pasa que hay miles de "algos" y la gran mayoría ni los conocemos ni creo que se puedan prevenir de ningún modo, aún así, casi todas buscamos información y respuestas. En mi caso descubrí que debo medicarme para mantener un embarazo.

En un tercer aborto ya no te informas, lo que tienes es un puñetero máster en test, pruebas médicas etc...

¿Qué determina el tono de un test de embarazo? el nivel de hormona y si va aumentando. 

Evidentemente siempre procuro que sea orina concentrada de más de 4h (con lo que me cuesta aguantar tanto) y que sea más o menos en las mismas horas. 

Podría ser un embarazo no evolutivo, pese a ser igual de doloroso me libraría de la cirugía que me tocaría pasar si fuera ectópico. 

Por último, podría tratarse de un milagro, de muchos test defectuosos, un embrión de desarrollo lento, una implantación muy tardía... claro que las implantaciones demasiado tardías casi siempre acaban en aborto... En fin, podría....

Una chica me contó que en su fiv tenía varios embriones y quisieron dejarlo llegar a blastos y cuando parecía que todos se habían parado, misteriosamente uno le dio por empezar a duplicar, dejando atónitos a los expertos, fue un blasto calidad C que una vez implantando en su mamá, pese a no duplicar al principio los niveles de beta en sangre cada 48h sino cada 72h o más, finalmente prosperó y dio como resultado un embarazo a término, en honor a su C, la llamaron Celia. Pero claro, eso es agarrarse a un clavo ardiendo.

Me da miedo todo, pero lo que más miedo me da es ilusionarme y darme después el batacazo.
Ya me conocéis y sabéis que ya lo adoro.
Me cabrearía perder la trompa y que me tengan que ingresar, últimamente cada vez que hago el amor con mi marido sin protección acabo en el hospital... no se si hacer un chiste de esto o llorar, la verdad.

En el fondo se que no pinta nada bien, pero bueno, para que comprobéis lo que puedo llegar a marearme y mi recién estrenada bipolaridad.

Aún no me he puesto a llorar ni he saltado de alegría, estoy en modo stand by.

Gracias a todas por acompañarme y a las que me habéis mandado mensajes tanto por aquí como por facebook. A ver como acaba la cosa. Deseadme suerte, milagros o lo que sea que implique que en Octubre nazca mi Vicky viking@.


2 de febrero de 2017

La fecha de mi NO PARTO

30 de Enero 2017....Ese día de vacío, donde debería haber un parto y sólo hay un sueño roto. La diferencia entre dar a luz y no dar es inmensamente dolorosa. Sólo lo puede entender quien lo ha vivido, el resto sencillamente pensarán que peco de exagerada y dramática.


Pese haberme despedido de aquel bebé (o embrión) que concebimos en Abril, resulta que me he topado con una parte pendiente del duelo que hace tantos meses di por concluido. No me lo esperaba.
Ingenua de mí pensaba que pasaría como la otra vez, que en mi fecha de NO PARTO, serían un par de días tristes sin mas, pero  en aquella ocasión me pilló embarazada de 5 meses, la pena fue llevadera y la resignación compensada con una nueva vida que me impedía dejarme arrastrar por el vacío, porque me faltaba un trocito de corazón pero el resto estaba lleno de amor, igual que mi vientre, con mi maravilloso Pirata.

El ectópico es un embarazo cruel, sabes que estás embarazada, subes a las nubes, y te das el batacazo, hay una vida en ti, pero está sentenciada a muerte desde el principio, no es un embarazo, es un tormento que se puede prolongar semanas y semanas. Amas a tu bebé pero debes ignorarlo y no tener vínculo, hacer como que no existe hasta que se vaya...
Tocaba cerrar el círculo del ectópico y pensé que el broche perfecto sería llegar embarazada, y así ha sido, estoy embarazada, pero lo que no imaginaba es lo retorcida que puede llegar a ser la vida para convertir lo que debería ser un círculo cerrado en una espiral de desesperación. Estoy embarazada, pero se que no va bien.

Ahora mismo hay un diminuto embrión creciendo, pero no puedo quererlo, tan sólo pensar cómo se irá de mí, si habrá que volver a inyectar un veneno que lo deshaga como si de una pastilla efervescente se tratara o me lo tendrán que arrancar de las entrañas mediante cirugía. 

Siento que vuelve la pesadilla de las betas, despertando a mi Pirata para llevarlo a las citas porque no tengo donde dejarlo, el momento de la leve esperanza, el chasco, a volver a esperar que termine y esperar 6 meses para intentarlo y el terror de que esto se siga repitiendo, no puedo más. 

Al igual que la otra vez presentí que estaba embarazada pocos días después de ovular, con 6 días de antelación me hice un test de ovulación que salía demasiado marcado y si, un test de embarazo con su siniestro juego de sombras 2 días más tarde.

No me sale llorar, pero estoy muy cabreada, de mal humor, siento rabia y desgana. Ahora mismo no soy buena compañía sólo mi hijo es capaz de que me contenga y que con él siga siendo yo.